Seleccionar página

FH_Icono_Gris_Medium

 

Herramientas para la Gestión del Factor Humano en Prevención de Riesgos Laborales

Antecedentes

En los últimos años se está haciendo cada vez más patente como, a pesar del alto nivel de excelencia en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo alcanzado en muchas organizaciones, aún se sigue detectando un importante número de comportamientos inseguros por parte de las personas encargadas de poner en práctica dichos procesos y procedimientos.

El factor humano se destaca por tanto como el principal reto de la gestión de la seguridad y salud en las organizaciones actuales y futuras.

Es por esto que desde los organismos oficiales se hace cada vez más hincapié y se anima a las organizaciones a la búsqueda de estrategias que ayuden a gestionar este factor humano y convertirlo en motor para la construcción de cultura preventiva dentro de las empresas. Reto nada desdeñable si tenemos en cuenta que cada persona es diferente y las motivaciones que le conducen a realizar o no su trabajo de una manera segura son también, por tanto, particulares.

Introducción

El comportamiento final de las personas se materializa como una elección de entre las diferentes opciones que surgen después de un proceso de pensamiento y valoración, proceso que está condicionado por una serie de factores inconscientes tales como:  las capacidades y habilidades de las que dispongan esas personas, es decir, de los conocimientos técnicos adquiridos en las formaciones para llevar a cabo los procedimientos establecidos; de su sistema de creencias y valores; de la identidad que generen; así como del sentido de responsabilidad social personal que disponga.

Si, por ejemplo, entre estos factores está la creencia de que un procedimiento determinado no se puede realizar de la manera en que está desarrollado, más allá de que esa persona esté formada suficientemente para la ejecución de ese trabajo de forma segura, esta opción no aparecerá de entre las posibles a elegir de manera consciente, y por tanto no resultará un comportamiento seguro.

La gestión de estos factores por parte de las personas con responsabilidades en materia de seguridad y salud, se convierte en el elemento de trabajo que marcará la diferencia a la hora de conseguir el tan ansiado cambio de conducta.

Objetivos

 

A través del lenguaje que utilizamos, tanto en formaciones como en las interacciones personales del día a día, podemos influir de manera decisiva en las capacidades, creencias y valores, identidad y responsabilidad social individual de las personas.

Por ello el objetivo principal de este proceso de trabajo que le ofrecemos es el de aportar a todas y cada una de las personas con responsabilidades en materia de seguridad y salud dentro de la organización, herramientas que les ayuden a gestionar la manera en que se comunican, con el fin de dar valor al lenguaje que utilizan y poder así convertirse en verdaderos facilitadores del cambio.

Las capacidades de negociación y liderazgo en las conversaciones interpersonales, así como las habilidades para gestionar charlas motivacionales para que éstas se conviertan en constructoras de valores, serán los objetivos esenciales de las acciones propuestas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This